¿Santiago puede ser una ciudad de 15 minutos?

Ciudad de 15 minutos es un concepto que es tendencia actualmente y a tomar fuerza en todas las capitales del mundo, sobre todo en París, lugar donde Carlos Moreno, de la Universidad Sorbona, de París, está llevando a cabo este proyecto. Melbourne, Ottawa, Detroit, Copenhague, Utrech, Milán, Dublín. También se han interesado ciudades de América Latina como Buenos Aires, Montevideo, Lima, Medellín, Guayaquil, Bogotá o Río de Janeiro, entre otras.

“La ‘ciudad de los 15 minutos’ es una posibilidad de crear una nueva dinámica en los barrios”, asegura Moreno. Una nueva dinámica que tiene varias aristas, una económica, para crear modelos de servicios en los barrios; una social, para crear más solidaridad e inclusión; y una ecológica, para que comprendamos que “tenemos que limitar las emisiones de CO2”.

Pronto Espacios adoptó este concepto como fuente principal de su nueva forma de operar sus centros de negocio. La idea siempre fue acercar a las personas a su lugar de trabajo y esto se consigue mediante la apertura Oficinas satélites o Cowork en comunas altamente pobladas del gran Santiago como Maipú y Puente Alto. Esto no solamente genera mejoras importantes en la calidad de vida de los colaboradores, sino que también genera en la empresa un ahorro importante en los costos de arriendo.  

Esta nueva forma de ver la ciudad, como efecto significativo, propicia una disminución de los desplazamientos forzados que se producen en las ciudades hacia los lugares de trabajo y servicios más frecuentes y a los que podemos acceder recorriendo una corta distancia a pie o en bicicleta


No podemos seguir desperdiciando nuestra vida entre largos transbordos en metro o esperando un bus que no pasará en 30 minutos. Necesitamos generar una ciudad descentralizada que a la larga reduzca la presión sobre los medios de transportes y así mejore la calidad de vida de nuestros compatriotas.

Hoy en día, Santiago cuenta con comunas que tienen un gran porcentaje de la población, donde encontramos acceso a Bancos, Comercio y supermercados, es ahí donde nosotros nos preguntamos, ¿Por qué las empresas no pueden tener sucursales comunales?
Debemos ofrecer a los colaboradores la oportunidad de trabajar mucho más cerca de sus hogares.


En Chile, grandes conglomerados de empresas ya se han unido hacia esta mejora constante. Larraín Vial es uno de los casos más significativos. Durante la pandemia, cerró dos pisos de sus oficinas en el Golf para abrir sucursales en La Florida y Maipú para sus trabajadores, de esta forma logró disminuir al mínimo el riesgo de contagio por corona
virus en el sistema de transporte.


Implementar este concepto nos lleva a poder reequilibrar nuestras ciudades para que se produzcan menos desplazamientos, los ciudadanos incrementen su calidad de vida y se respete al medio ambiente.

Por último, e igualmente importante, cabe señalar que al hablar de la ansiada ciudad en 15 minutos, hay que tener en cuenta dos cosas. En primer lugar, reduce el riesgo de contraer coronavirus en el transporte público, y lo más importante, la posibilidad de hacer
del planeta un lugar mejor, porque esto reduce en gran medida las emisiones diarias de dióxido de carbono de todos.


Los invitamos a sumarse.

Fuentes: